martes, 21 de abril de 2009

Teoría de los Sistemas II - El sentido

La propuesta teórica de Luhmann emerge a partir de la obra de Parsons, sin embargo, su propuesta tiende más a una ruptura con él, que a una continuación.

Luhmann mantiene el concepto de sistema, pero lo dinamiza a partir de los aportes recibidos desde la cibernética. En base al cálculo matemático de Georg Spencer-Brown el concepto de sistema pierde el carácter estático y constante en el tiempo, que le daba Parsons, y el sistema pasa a ser el lado indicado por un observador de una distinción en el medio.

Al mismo tiempo, la estructura deja de tener el peso que encontraba en la obra de Parsons, y emerge la función como el elemento central en el análisis sociológico.

En tercer lugar, y en lo que probablemente sea su mayor renovación para la sociología, Luhmann cambia por completo la forma de comprender a la sociedad. Deja totalmente de lado la idea de una sociedad compuesta por hombres, proponiendo a la sociedad como el nivel emergente en el cual se reproducen las comunicaciones sociales.

A fines de la década del 70, Luhmann se topa con el concepto biológico de autopoiesis de los biólogos Humberto Maturana y Francisco Varela. En base a él propone la idea de que los sistemas sociales, son sistemas clausurados operativamente que se producen autopoiéticamente, lo cual es un resultado evolutivo de la comunicación social. Con todos estos elementos, el año 1984 publica el libro “Sistemas Sociales”, en el cual expone de forma extensa, y por primera vez, su pensamiento, el cual hasta su muerte sufre muy pocos cambios.

A grandes rasgos la teoría sociológica de Niklas Luhmann puede ser caracterizada de la siguiente forma: La sociedad corresponde a un nivel emergente y está compuesta por comunicaciones, las cuales no se limitan sólo al lenguaje, sino que a todas las posibles selecciones informativas que se permita realizar un sistema. Los sistemas se configuran en base a las distinciones que realizan observadores en la sociedad (por ende es imposible suponer una distinción que permita abarcarlo todo), esa operación básica de distinguir un sistema se produce a partir de la distinción sistema/entorno. Los sistemas sociales son sistemas diferenciados entre sí, es decir no comparten su complejidad, y por medio de un código binario se permiten procesar la complejidad del entorno.

Luhmann reconoce distintos tipos de sistemas. Están los sistemas sociales, los cuales corresponden a los sistemas que realizan su autopoiesis en base a la comunicación. También están los sistemas psíquicos, los que realizan su autopoiesis en base a su conciencia, y también los sistemas orgánicos lo que llevan a cabo químicamente su autopoiesis.

En lo que respecta a los sistemas sociales, Luhmann diferencia tres niveles: los sistemas de interacción, que corresponden a enlaces comunicativos que se mantienen por un período de tiempo corto, y que desaparecen cuando los enlaces acaban; los sistemas organizacionales que corresponden a la suma de sistemas de interacción, los cuales orientan su comunicación a un fin específico; y, finalmente, los sistemas funcionales que corresponden a los sistemas que a través de la operación de un código binario, han conseguido realizar una función particular en una constelación de selectividad específica de la sociedad. Con el paso del tiempo han conseguido generar estructuras y semánticas que han dado pie a su clausura operativa y su operación autopoiética.

Como ha sido el caso de otros sociólogos alemanes (Max Weber, Habermas y muchos de los miembros de la Escuela de Francfort), su introducción a los lectores de habla española ocurrió de manera más temprana que en Estados Unidos y el mundo de habla inglesa. De hecho, con la excepción de algunos materiales publicados mientras vivía, especialmente los que tienen que ver como problemas de comunicación y el uso de la teoría de sistemas para analizarlos, mucha de la obra de Luhmann en inglés permanece inédita. El impulso original para la traducción y publicación de Luhmann al español se debe al trabajo desarrollado en las universidades Iberoamericana y Autónoma Metropolitana, unidad Azcapotzalco, de la ciudad de México así como el Instituto de Estudios Superiores de Occidente de Guadalajara, México.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada